SAN ANTÓN. Santo Patrón de los animales

Cartel Pieza del Mes Febrero 2011

Investigador: Adelina Martínez (Guía Cultural del Museo).

Sábado 26 de Febrero 18 h.

Área de Religiosidad Popular. Planta 2.
Actividad Gratuita

El presente mes de febrero dentro del Programa de Actividad complementaria del museo denominada “Pieza del Mes” y teniendo cercana la celebración santoral de San Antón o San Antonio Abad, un santo ligado a la religiosidad popular y al ciclo económico por el devocionario protector de los animales, será la talla barroca con que cuenta el Museo la elegida por la Guía Cultural del Museo, Adelina Martínez, para su disertación.
El programa por lo tanto versará sobre la escultura del santo procedente del desaparecido, pero aún en la memoria, Hospital de San Antonio, ubicado en lo que es hoy la calle Legio VII, detrás del Ayuntamiento viejo y la iglesia de San Marcelo y que en 1922 se destruyó para ser trasladado a los Altos de Nava.
La figura de San Antonio Abad, representa a un santo del siglo III, nacido en el Bajo Egipto de familia acaudalada, que repartirá todas sus riquezas para dedicarse a la oración e iniciar una vida eremítica, generando un gran movimiento espiritual en los primeros momentos del cristianismo, que le hizo acreedor del apodo de Abad o padre de todos los anacoretas.
A finales del siglo XI se funda la Orden Hospitalaria de los Antonianos, entre sus principales fines era paliar la peste, el escorbuto y el ergotismo o fuego sacro producido por la ingesta de pan de centeno infectado por el cornezuelo, el hongo Claviceps purpurea que ocasionaba grandes epidemias desde el siglo IX al XIV en Europa. Esta Orden se extendió desde Francia por España a través del Camino de Santiago, fundándose la primera casa en Castrojeriz (Burgos), llevando como distintivo una Tau o Cruz de San Antonio. El cerdo de San Antón es otra de las características de esta Orden, solían dejar sus cerdos sueltos por las calles para que fueran alimentados por las gentes se les ponía una campanilla para poder ser distinguidos, cuando ya eran grandes se les mataba para alimentar a los enfermos de sus hospitales. En la mayoría de los pueblos de León se acostumbraba a llevar partes del cuerpo del animal para ser rifado y el cura oficiaba unas misas en honor al Santo para que les protegiera y cuidara de los animales.
Además de San Antonio Abad, el santoral cristiano cuenta con otros santos protectores de los animales como San Antonio de Padua, San Mamés, San Roque, Santa Marina, San Juan y San Blas de los que se hablará sobre su biografía, iconografía y los pueblos que celebran su festividad.


Pieza del mes
Blog
Exposiciones Temporales