Guirrios

Guirrios - Detalle

RECONOCIMIENTO



OBJETO (DENOMINACIÓN):

Guirrios

CLASIFICACIÓN GENÉRICA:

Fiestas, objetos rituales

TITULO:

Guirrio del carnaval de Llamas de la Ribera
Guirrio y Toro de Velilla de la Reina

DIMENSIONES:

Guirrio; Longitud = guirrio 155 cm.; máscara 115 cm. Anchura = 46

MATERIA:

Traje: Algodón, lino, lana, cuero, piel,
Máscara: pintura, cartón, algodón, papel
Tenazas: madera.
Calzado y cintos: cuero

TÉCNICA:

Traje: Tafetán, lienzo, espiguilla, estampado, bordado,
Máscara: pintado, encolado, recortado,
Calzado y cintos: curtido

DESCRIPCIÓN:

1- GUIRRIOS:

B) GUIRRIO DE VELILLA DE LA REINA:

El traje se compone de camisa, polainas largas, y enaguas  con ancha tira bordada, todo ello blanco y de algodón. En la cintura luce faja de seda estampada, con tirantes de cinta bordada en seda  que oculta el cinto donde van sujetas dos esquilas por la espalda. Como calzado botas de piel negras hasta la rodilla y en las manos porta dos varas largas de mimbre.

La máscara antropomorfa de aspecto agresivo cubriendo la cabeza, se alarga por la parte superior con un cono o cucurucho pendiendo numerosas cintas de papel pinocho  multicolor. En el vértice del cono  remata  un gran abanico de varios colores en cartón.

A) GUIRRIO DE LLAMAS DE LA RIBERA:

El traje está compuesto de camisa y calzón de lino blanco con las iniciales A.C. bordadas en rosa, en el calzón. En su cintura se ciñe un fajín con flecos, negro, de lana en espiguilla que cae lateralmente. Lleva calcetines de lana y calza albarcas de piel de vaca con largas tiras de cuero que sujetan el calzón. Porta un gran correaje alrededor de la cintura, del que pende un esquilón, realizado con piel de cabra sin curtir, conservando el pelo del animal, unido los dos extremos por un cinto de cuero. En su mano derecha lleva unas grandes tenazas de madera y en la izquierda una vejiga hinchada y una cola de zorro.

La máscara está formada por un gran cono o cucurucho que deja el rostro semidescubierto, adornado con tres grandes abanicos de cartón multicolor, dos en su parte inferior y otro rematando el vértice del cono rematado con tiras de papel seda. La parte inferior acaba con largos flecos blancos de algodón. Tiene gran colorido distribuido en triángulos y numerosas florecillas de papel salpicando toda la máscara. En la parte trasera lleva una larga trenza realizada con crines de caballo.

 

2- TORO: Presenta un armazón rectangular de madera formado por dos largueros cilíndricos de madera longitudinales y cuatro transversales cilíndricos de donde sobresalen otros cuatro verticales en  forma de U invertida, cubierto por una tela blanca. En el larguero derecho de la pieza presenta la inscripción: HONORINO. F  ANTRUEJO DE VELILLA DE LA REINA    NO 1953

En la parte central presenta dos cuernos de vaca y una cinta adornada con motivos florales en seda que va desde la parte delantera recorriendo todo el lomo y colgando por la parte de atrás a modo de rabo.

INSCRIPCIONES: En el calzón del Guirrio de Llamas las iniciales A. C.

En el armazón del Toro HONORINO. F  ANTRUEJO DE VELILLA DE LA REINA    NO 1953


CLASIFICACIÓN



CLASIFICACIÓN CIENTÍFICA

TIPOLOGÍA: Guirrios de Llamas de la Ribera y de Velilla con su toro

USO/FUNCIÓN: Cubrición del cuerpo para adquirir temporalmente una personalidad diferente en Carnaval

LUGAR DE PRODUCCIÓN: Llamas de la Ribera y Velilla de la Reina

CONTEXTO CULTURAL: Época contemporánea. Pertenece a la cultura tradicional leonesa

DATACIÓN: siglo XX

CLASIFICACIÓN RAZONADA:

Los carnavales son manifestaciones festivas profundamente arraigadas en la cultura de los pueblos, en sus tradiciones. Tienen su origen en diversos ritos relacionados con la naturaleza y cosmología prerromana. Los romanos los adaptaron a su religión a través de las fiestas Saturnales y Lupercales. La iglesia católica, más tarde, les infirió un trasfondo cristiano.

En la provincia de León, los carnavales son llamados también “antruidos”, “antruejos”, “entroidos” “entroydos”….y que significan entrada, entrada en la Cuaresma. Se formaban comitivas en las que participaban distintos personajes, según los pueblos. Iban vestidos con viejas ropas caseras y el rostro cubierto con caretas. Si no llevaban máscaras solían tiznar la cara con corchos o con tizones. Además de los andrajos, solían llevar cencerros, para hacer mucho ruido.

Los guirrios de Velilla de la Reina y de Llamas de la Ribera salen el domingo de Carnaval. Simulan una especie de toreo, cogiendo a las chicas por la cintura las pasan por encima de los cuernos del toro. El toro ha sido símbolo de la fecundidad y de la fuerza, con un gran peso económico  e ideológico en tiempos prerromanos.

Junto a ellos, salen, entre otros, los “toros de saco”, “el encisnao”o la cachiporrada”.

Para David Gustavo López, la máscara es de difícil interpretación, al menos los abanicos. Puede que sean incorporaciones posteriores a la tradicional máscara o al simple gorrillo de algún indiano que materializó el recuerdo de ciertas indumentarias precolombinas, como la danza de “huahuas”, del estado mexicano de Veracruz.

Este tipo de máscaras con grandes pantallas se pueden ver también en los Carnavales de Viana Do Volo,  “el boteiro”, aunque sin abanicos, pero con una enorme máscara multicolor.

 

TITULARIDAD: Diputación provincial de León. Actualmente expuesto en el Museo Etnográfico Provincial de León. Área 26, el ciclo festivo

BIBLIOGRAFÍA

CASADO LOBATO, C. (2008): “Ciclos festivo y vital”. Diario de León, Junta de Castilla y León, Diputación de León. León.

DASAIRAS VALSA, X.: “Entroidos y máscaras del sureste orensano”. Revista Narria. 1997. Números 79 y 80. Museo de Artes y Tradiciones Populares Universidad Autónoma de Madrid. 56 p.

LÓPEZ, D G. (2008): “El carnaval”. Diario de León, Junta de Castilla y León, Diputación de León. León. 117 p.

VV.AA (2004): “Visiones del carnaval”. Universidad de León, Ayuntamiento de La Bañeza. León. 224 p.