Matraca

Exvoto Pictórico - Detalle

RECONOCIMIENTO



OBJETO (DENOMINACIÓN):

Matraca

CLASIFICACIÓN GENÉRICA:

Instrumentos musicales

DENOMINACIÓN COMÚN, ESPECÍFICA Y CLASIFICACIÓN ESPECÍFICA:

Matraca de volteo portátil de campanario en aspa

TITULO:

Matraca

DIMENSIONES:

Altura = 134 cm; Anchura = 108 cm, Longitud = 225 cm

MATERIA:

Madera de pino e iroco. Hierro

TÉCNICA:

Carpintería. Forja

DESCRIPCIÓN:

FÍSICA: Instrumento de percusión de la serie de idiófonos (del griego “idios”: propio y “fonos”: sonido), instrumento que suena por sí mismo. Está realizado en madera con herrajes metálicos. Formado por un eje provisto de cuatro tableros de madera dobles dispuestos en forma de aspa, en cada tablero cuelgan cinco mazos de madera. Conectada  al eje giratorio presenta una manivela o cigüeñal. Todo ello va inmerso en un entramado de madera y hierro que completa su mueble.          


CLASIFICACIÓN



CLASIFICACIÓN CIENTÍFICA

TIPOLOGÍA: Matraca de volteo portátil de campanario en aspa

AUTOR/TALLER: Escuela de Oficios de León

USO/FUNCIÓN: Llamar a los fieles a la liturgia de Semana Santa en sustitución de las campanas.

LUGAR DE PRODUCCIÓN: León

CONTEXTO CULTURAL: Época contemporánea. Pertenece a la cultura tradicional leonesa

DATACIÓN: Mediados del siglo XX

CLASIFICACIÓN RAZONADA:

Las matracas del árabe mitraqa: martillo y éste de tarak: golpear, se clasifican organológicamente como instrumentos idiófonos de percusión por efecto de sacudida propiciada indirectamente por su intérprete.

Formada por un eje provisto de cuatro grandes tableros en forma de aspa entre los que

cuelgan veinte pesados mazos de madera. Cuando se acciona la manivela que los hace girar. Los mazos caen con fuerza sobre las palas, produciendo ruido.

Dentro de la clasificación de las matracas hay dos grandes grupos dependiendo del tamaño: las matracas pequeñas o de mano y las de grandes dimensiones o gran formato, las más grandes son las de torre o campanario que se sujetan a la pared al suelo o al techo. Y dentro de las de campanario pueden ser estáticas o de ubicación fija como la de Sotana en Murcia y las portátiles o desplazables como la matraca de la Basílica de la Encina de Ponferrada.

La función de estas grandes matracas de campanario era sustituir a las campanas durante los días del triduo sacro, desde la hora nona del Jueves Santo hasta las tres de la tarde del Sábado (según norma del Ordo Romanus, en el siglo XI). Además esta pieza está vinculada al Oficio de Tinieblas que se celebraba en las iglesias el día de Jueves Santo representando con su gran ruido el gran terremoto que hubo en la tierra cuando Jesucristo expiró y por ello vinculado a expresiones de religiosidad popular y del patrimonio intangible sonoro. Este rito vigente hasta el Concilio Vaticano II (1962-1965), comenzaba con el encendido de las velas del tenebrario (candelabro triangular de quince velas), las velas se iban apagando en orden alterno según se iban cantando las antífonas, hasta llegar a la del vértice superior o vela María, representando a Jesucristo.

La pieza que nos ocupa es una réplica del antiguo Carracón de la Catedral de León, trabajo de la Escuela de Oficios de León, basado en el original de la Catedral de León que pasó a formar parte de la exposición permanente del Museo Etnográfico Provincial de León.

Dentro de la cultura tradicional oral existen adagios como “dar la matraca” o “estar como una carraca”.

 

TITULARIDAD: Diputación Provincial de León. Actualmente expuesto en el Museo Etnográfico Provincial de León. Área 20. Etnografía Urbana.

BIBLIOGRAFIA:

SUÁREZ PÉREZ, H.L  ORTIZ DEL CUETO, J.R. (2010): “Matracas y Carracas, los sonidos olvidados de la Semana Santa”. Museo Etnográfico Provincial de León. Edición Instituto Leonés de Cultura. Diputación de León. 60 p. Incluye C.D con los sonidos de las matracas y carracas.