Carro Chillón

Carro Chillon - Detalle

RECONOCIMIENTO



Nº INVENTARIO:

999

OBJETO (DENOMINACIÓN):

Carro chillón

CLASIFICACIÓN GENÉRICA:

Medio de transporte

TITULO:

Carro chillón

DIMENSIONES:

4m y 11cm de largo x 1m y 99cm de lanza x 97cm de ancho máximo y 86cm de diámetro de la rueda

MATERIA:

Hierro y madera

DESCRIPCIÓN:

Física
Formado por una caja o estrado cuya morfología se asemeja a una Y, presentando un timón o pértigo de devastado tosco. La base está circunvalada por unos palos alargados denominados tadonjos, estadillos o pernillas que clavados en los laterales del carro sirven para acarrear la mies y para dar consistencia a otras estructuras entre las que destaca el entretejido de mimbre y palos finos que recubre toda la caja. En la parte trasera de ésta, presenta una argolla de hierro.
El eje atraviesa la parte inferior de la caja y entra en las ruedas a través de un taco de sección cuadrada llamado ollo del que sobresale el extremo del eje o cabeza, en el que se coloca un trozo de madera o cravilla que impide que la rueda se salga del eje. Éste y las ruedas se unen al estrado mediante dos piezas que abrazan al eje denominadas traitorias o troitoiras, y que ejercen presión sobre él.
Las ruedas están formadas por la unión de varias tablas mediante un sistema de anclajes interior y unas barras de hierro exterior. Además presentan dos semicírculos enfrentados a ambos lados del eje y están rodeadas por una llanta de hierro que afianza aún más la estabilidad y la durabilidad.


Carro Chillon

CLASIFICACIÓN



CLASIFICACIÓN CIENTÍFICA

TIPOLOGÍA: Transporte rural preindustrial

USO/FUNCIÓN: Transporte

LUGAR DE PRODUCCIÓN: Villafranca del Bierzo

CONTEXTO CULTURAL: Época contemporánea. Pertenece a la cultura tradicional leonesa

DATACIÓN: Siglo XIX

CLASIFICACIÓN RAZONADA: El carro chillón se inserta en la tipología de carro tirado por bueyes o vacas con caja en Y, eje móvil y ruedas macizas. Su tamaño pequeño y su punto de estabilidad bajo, debido a la poca altura de las ruedas, le hacen ser un medio de transporte idóneo para terrenos problemáticos.
La seña distintiva de este tipo de carro es la forma en que se organiza el rodal, es decir, el conjunto de ruedas y ejes y como este se une a la caja o estrado. El eje entra en las ruedas a través de un taco de sección cuadrada lo que hace que el conjunto gire de forma unitaria lo que le confiere consistencia y estabilidad pero le dificulta el giro ya que las dos ruedas giran a la vez. Este conjunto que se unen al estrado mediante las traitorias, ejercen presión sobre el eje pudiendo ser modificada por medio de unas cuñas que se pueden apretar en función de que se impregne el eje con algún producto que reduzca el roce. Como consecuencia de esto, se produce un rozamiento entre las treitoiras y el eje genera un ruido continuo que ha sido el que ha fijado la denominación del carro. No posee frenos ya que la forma de retener su marcha es apretando las cuñas que inciden en las treitoiras.
Como otro elemento difinitorio de este objeto destacan sus ruedas. Éste presenta un modelo emparentado con los modelos galaicos y se caracteriza por el escaso papel que juegan las segunderas, tanto que a veces ni existen. Destaca además la gran cantidad de hierro que tienen las ruedas, aunque por otro lado necesario para dar consistencia a este tipo de rueda. Por último la rueda va rodeada por una llanta de hierro que impide el desgaste de la madera y sirve de unión de las maderas que forman la rueda.


BIBLIOGRAFÍA.
• MINGOTE CALDERÓN, J.L (2008). Forcados y carros. Diario de León, Junta de Castilla y León y Diputación de León. León.
• BECERRIL ROCA, M., GARCÍA SIERRA Mª.J., CASADO LOBATO, C. y GARCÍA VILLAR, A. (2005). Un carro chillón y algo más: Val de San Lorenzo 1926. León.
• ALONSO PONGA, J.L. (1994). Los carros en la agricultura de Castilla y León. Técnica, Historia y Antropología. León.