Carro de dos varas

Carro Chillon - Detalle

RECONOCIMIENTO



Nº INVENTARIO:

OBJETO (DENOMINACIÓN):

Carro de dos varas

CLASIFICACIÓN GENÉRICA:

Medio de transporte

DENOMINACIÓN COMÚN, ESPECÍFICA Y CLASIFICACIÓN ESPECÍFICA:

Carro de dos varas

TITULO:

Carro de dos varas

DIMENSIONES:

4m y 11cm de largo x 1m y 99cm de lanza x 97cm de ancho máximo y 86cm de diámetro de la rueda

MATERIA:

Hierro, madera

TÉCNICA:

Carpintería, forja

DESCRIPCIÓN:

Carruaje de dos ruedas radiales de dieciséis radios cada una y llanta de hierro engarzadas sobre un eje a través de la manga donde se inserta el buje, con dos varas para enganchar el tiro por medio del estrinque o rodajas a los animales y cuyo armazón consiste en un bastidor con listones o cuerdas para sostener la carga y varales, teleras o tablas en los costados. Presenta policromía blanca, azul y roja por toda la superficie del mismo.

INSCRIPCIONES: Valdefresno LE 468 CM. León 64 vacuno16692


CLASIFICACIÓN



CLASIFICACIÓN CIENTÍFICA

TIPOLOGÍA: Carro de dos varas

USO/FUNCIÓN: Transporte de mercancías

LUGAR DE PRODUCCIÓN: Paradilla (León)

CONTEXTO CULTURAL: Época contemporánea. Cultura popular.

DATACIÓN: Siglo XX

CLASIFICACIÓN RAZONADA:

El concepto de carro como medio de transporte es tan antiguo como la propia civilización. No es otra cosa que la aplicación de la rueda a una caja contenedora de madera, la que posteriormente será tirada por personas o animales. En Asia y las culturas de Próximo Oriente se generaliza pronto el uso del carro para diversos menesteres y de allí pasará a tomar gran importancia en las culturas griegas y latinas y, por lo tanto, al resto del mundo Occidental.

            En nuestra cultura tradicional suele haber dos tipos de carros: el de “violín” o lanza, como una vara única arrancando del medio de la caja y el de varas, entre las que se enganchaban el primer animal y delante de éste en hilera, uno o dos más. A estos carros en época de la recolección se les añadía unos travesaños de madera, sujetos a la caja, con dos redes de soga a los lados, y un cajón de tablas entre las ruedas para ampliar su capacidad de carga, especialmente, para el acarreo de la mies. Con unos tableros que continuaban los laterales de la caja y con dos redes, adelante y atrás, se hacía el transporte de la paja trillada.

La estructura del carro es una especie de escalera formada por dos vigas situadas ambos lados de la caja y dos largueros o aimones laterales. Estos elementos quedan unidos por varios travesaños, agujas, formando un enrejado sobre el que van clavadas unas tablas, el deshojao o suelo del carro, A los lados, sobre cada aimón, hay una barandilla, que consta de unos listones verticales introducidos en el aimón, las costillas, algunos de los cuales son de hierro, como las pulseras, barrotes atornillados a las agujas delantera y trasera, que van al principio y al final de la barandilla. Esta queda cerrada por otros listones horizontales y unas tablas que forman una superficie que se decoraba con pinturas de diversos colores.

Las ruedas son radiadas y de gran tamaño. La maza de fresno torneada está reforzada por fuera con varios anillos de hierro y el centro ahuecado para colocar el buje metálico; entre los dos anillos centrales se encajaban los radios de encina en número de 16. La circunferencia de la rueda está formada por ocho cambones (piezas curvas de madera de encina o de roble, en los que entran los rayos) y la llanta de hierro. El eje es fijo, metálico, de sección cuadrada, excepto las mangas laterales en las que giran las ruedas; en sus extremos, para que no se salgan las ruedas, hay un hueco atravesado por un pasador, el sontroz. Cuando las ruedas chillaban, se levantaba el carro con el gato, se sacaban y se untaban la manga y el buje con grasa.

Por debajo hay un peal o peo para descansar el carro en posición horizontal; en la parte de atrás hay otro.

            El carro era tirado por uno o dos mulos o "machos", el que se ponía entre las varas se llamaba “macho de varas”, sujetaba al carro y llevaba los aperos siguientes: un collerón con dos "flancaletes", uno a cada lado del collerón, se enganchaban a las rodajas de las varas; una silla con una "sufra" que sujetaba las varas; una "retranca" enganchada a la silla; unas cadenas enganchadas a las rodajas de las varas, servían para dar hacia atrás al carro; una "barriguera" unida a las dos varas, ésta pasaba por el pecho del macho y su función era que el carro no se diese la vuelta.

El macho o mulo delantero llevaba un collerón con dos "flancaletes", uno a cada lado y enganchados a unos tirantes que a su vez se enganchaban a las puntas de las varas.

 

TITULARIDAD: Diputación Provincial de León. Actualmente expuesto en el Museo Etnográfico Provincial de León. Área 10, medios de transporte.

BIBLIOGRAFÍA

GONZALEZ TORICES, J. y DIEZ BARRIO G. (1991). Aperos de madera. Junta de Castilla y León, Consejería de Agricultura y Ganadería.

RUBIO PÉREZ, L.M. y CUBILLO DE LA PUENTE, R. (2009) Arriería y Transporte. Biblioteca Leonesa de Tradiciones. Diario de León. 117 p.

ALONSO J. (2009). Aperos de labranza. Biblioteca Leonesa de Tradiciones. Diario de León, 2009. 117 p